Estás perdiendo tu precioso tiempo

Aprende a valorarte

hombre feliz

                                           Se un hombre feliz

Las ventajas de tener una mujer que cumpla las facetas de ama de casa, madre y amante son claramente invaluables, pero no olvides que las mujeres en este mundo sobran, el sacrificarte día a día por una mujer no te traerá más que arrepentimientos a largo plazo; el dinero que te pagan no es más que el reflejo de tu esfuerzo y trabajo duro, ya sea en una oficina manejando cantidades absurdas de dinero o lidiando con maquinarias en extremo complejas las cuales solo puede hacer funcionar un experto como tú. El hombre cuando es niño tiene tiempo y energías para hacer lo que quiera, pero no tiene dinero; llegada a su edad adulta tiene las energías y el dinero, pero no tiene el tiempo; cuando es ya un anciano cuenta con el dinero y el tiempo pero ya no posee las energías; ese es el modelo de vida que siguen la mayoría de los hombres, no obstante, debes saber que tu tiempo es ahora, sé que quieres mantener viva y funcional esa relación que tan feliz te hace, pero mereces acumular tus propias experiencias individuales pues recuerda que no es lo mismo vivir que existir. No te digo que pongas un fin a esa relación sino que hables con tu pareja y le pidas un tiempo para ti sólo ¿Qué cómo lo haces? Pues aquí te explico

¿Por qué pedirle en un principio tiempo a tu pareja para disfrutarlo tú solo?

Aunque es cierto que una vez consigues a esa persona lo que se venga ya sea bueno o malo lo quieres con esa persona, no olvides que como seres humanos nacemos solos, si esa relación que actualmente llevas es funcional se debe a que ambos hicieron sacrificios a nivel personal, las amistades pasaron a un segundo plano y ambos hicieron concesiones en las que renunciaron a ciertos aspectos de sí mismos para poder acoplarse más firmemente el uno con el otro. El amor es sacrificio, pero no por eso debemos matar esa parte de nosotros que no se lleva bien con lo que es nuestra pareja, si has conseguido a una persona que quieres conservar entonces debes saber que eres aceptado con todo lo que implicas, defectos y virtudes por igual; estando con ella renunciaste a tu motocicleta por razones de seguridad y porque a ella le daba miedo montarse en un vehículo sin puestas, sin protección; pero tu espíritu aventurero no lo vendiste con la motocicleta sigue allí dentro de ti, es por ello que aunque no vayas a obligarla a montarse en una no quiere decir que no puedas permitirte a ti mismo montar una motocicleta otra vez. Piensa entonces en las cosas que no haces con ella porque le desagradan o porque simplemente no son lo suyo pero que en el fondo a ti te llenan como persona. La felicidad verdadera están en esos detalles, en esos momentos que acumulamos haciendo lo que nos gusta, solos o acompañados y tu pareja debe aceptarte por quien eres, no por quien eres cuando estás con ella nada más, así que háblale con sinceridad y pídele que te comprenda, que comprenda que necesitas hacer esas cosas para sentirte completo así como la necesitas a ella.

feliz soltero

Recuperando el tiempo perdido

Sal y cumple tus sueños

Una vez que tengas tu lista de las cosas que quieres hacer en la mano te darás cuenta que lo que antes parecían sueños imposibles de un niño con demasiada imaginación y demasiada energía ahora son una posibilidad tan real que puedes tocarlos; en promedio el hombre trabajo 30 años de su vida, una vez pasado ese tiempo tu cuerpo ya no podrá mantener el ritmo y entonces te jubilas, pero ¿cómo un cuerpo desgastado podría hacer todas las cosas que un niño imagina? Si tienes un trabajo en donde no sientes que explotas a lo maximo tus posibilidades, y que odias constantemente la energia en esta oficina, ya es hora de que reacciones y tomes otro curso a tu vida. La respuesta es que no podría, es ahora o nunca, el tiempo es un asesino silencioso, no permitas que mate tus sueños porque llegado a la mitad de tu vida cuentas con el dinero y las fuerzas necesarias para hacerlos realidad; puede que tardes un año, tal vez dos, pero te garantizo que luego de ese tiempo podrás decir que eres feliz, completo y amado, tal vez no por una mujer pero al menos por ti mismo porque honraste a ese niño que una vez fuiste. Debes tener en cuenta que no todos somos igual de ambiciosos, algunos solo necesitamos unas pocas cosas para sentirnos realizados por lo que decir un año puede simplemente parecerte extremo y eso está bien, el tiempo no transcurre igual para todos, pero lo que sí es seguro es que transcurre sin detenerse y en algún momento las muerte nos reclamará, así que comienza a hacer una lista de esas cosas pequeñas que te gustaría tener y ve avanzando hasta llegar a las más grandes, verás cómo actualmente puede permitírtelas todas sólo debes usar el tiempo que tienes para lograrlas.

13 Frases que te sacarán de quicio en la oficina

Nunca es fácil trabajar en una oficina

oficina2 lrg

Las frases más odiadas

Trabajar en una oficina nunca es fácil, el trabajo puede llegar a agobiar, lo que puede sumar estrés, la falta de concentración, la acumulación de trabajo y lo peor es que si una persona se enferma sabes que se convertirá en una epidemia y pronto te tocará a ti y si a eso le sumas los comentarios y chismes que suelen haber la experiencia pasa a ser realmente desagradable. No hay quien se escape de los comentarios y frases fastidiosos que hay en una oficina, seas soltero o soltera, estés comprometido o seas la única con esposo, seas flaco, gordo, alta, baja, no importa nada de eso, siempre va haber alguna frase que te moleste, ya sea dicha por tu jefe o por aquella mujer que todos odian porque es una entrometida. Pues aqui te damos unas soluciones ya sea para tu vida personal o en el trabajo, solo si estas listo para un cambio radical.

“Tenemos que hablar”

Esta frase no sólo aplica para parejas, son tres palabras que complican la situación en cualquier aspecto, ya sea dicha por tu pareja o por tu jefe, sabes que el 90% de los casos son malas noticias, así que es recomendable que respires profundo varias veces antes de afrontar esta situación.

“¿Puedes venir a mi oficina un momento?”

Esta es otra variante de “tenemos que hablar” pero olvida que tienes esperanzas, lo aconsejable en este caso es que escuches todo lo que tu jefe tenga que decir y guardes tu dignidad para responder con elegancia, no será fácil pero aprenderás.

“Tú merecías ese ascenso”

fotoascenso

Tanto esfuerzo para nada

Llega ese momento de tu vida en el cual crees que todo el esfuerzo que has hecho van a dar sus frutos pero resulta que tu jefe prefirió ascender a la persona nueva antes que a ti que llevas trabajando años en la oficina, y para colmo, todos se te acercan y te dicen que eras tú quien merecía ese ascenso y no el nuevo. Esa frase realmente puede llegar a molestar.

“¿Cuándo piensas terminar los informes?”

No hay nada más fastidioso que trabajar bajo presión, y tener una fecha límite cuando la cantidad de trabajo es absurda, pero siempre habrá un supervisor, o un feje que te pregunte sí ya terminaste los informes o cuándo los vas a entregar, además del estrés que tienes sabes que si no lo terminas a tiempo tu puesto corre peligro.

“Vamos a poner dinero para la torta de fulanito”

No hay nada más incómodo que celebrar el cumpleaños de alguien que apenas conoces, y lo peor de todo es que te piden dinero para colaborar con la torta, y no sabes qué hacer o decir, pero lo que realmente quisieras decir es: Yo no lo conozco y no me importa conocerlo, y no, no voy a poner para una torta que ni siquiera me voy a comer.

“Van hacer recorte de personal”

Esta frase siempre la vas a escuchar en época de renovación de contratos, siempre van a existir sospechas sobre quien será el desafortunado que no tendrá tanta suerte el próximo año, y tú sólo estás rogando de que no corras con esa suerte.

“Hagamos la una fiesta de navidad”

noticia_normal

El desastre de navidad

Estas fiestas suelen celebrarse dentro de la oficina, y son las peores, porque el alcohol está permitido por ese día y verás a la señora de la oficina perdiendo el control bailando una música ochentona encima del escritorio.

“Juguemos al amigo secreto”

Otra edición de navidad, nunca va a faltar esa persona que quiera jugar al amigo secreto, y aunque te niegues no sabes cómo, pero sin darte cuenta estarás comprando un regalo en el centro comercial para una persona que ni conoces. Pero eso no es lo peor, lo peor sucede cuando intercambian regalos, mientras tú te esmeraste para dar un regalo de calidad terminas recibiendo unas medias navideñas tejidas a mano de parte de la solterona de la oficina.

“Tan guapo/guapa y sin pareja”

Esta frase siempre suele hacerse al chico o chica nueva de la oficina y siempre habrá algún empleado o alguna de las mujeres solteras que querrán saber si están disponibles, a pesar de que en tu oficina hay una estricta regla de nada de sexo entre los trabajadores.

“Hagamos una excursión”

Esta idea siempre se le ocurre al jefe. Y cada vez que oyes esa frase sabes que vendrá un fin de semana llena de juegos de compañerismo los cuales no quieres jugar, y la ronda de preguntas y respuestas las cuales no quieres saber. No es que seas el troll de la oficina, sino que esos juegos están pasados de moda, y prefieres pasar tu tiempo en casa que haciendo eso.

“Les tengo un chisme”

Por supuesto, nunca pasa de moda la chismosa de la oficina, siempre hay una, y aunque no quieras saber el chisme lo terminas sabiendo porque ella se encarga de decirlo tan alto que termina de ser un chisme para convertirse en una anécdota.

“No fue mi culpa, fue de la secretaria”

Esto lo escucharás muy seguida y tienes personas a tu cargo, nadie querrá asumir la culpa de las metidas de patas, así que no será la primera o la última vez que escuches una frase como esta.

“No se vayan hasta que el trabajo esté terminado”

La típica frase del jefe que quiere todo a tiempo sin importar si duermes o comes, esta frase ya se convirtió en rutina para ti, y aunque te estés cayendo del sueño te quedas trabajando porque así el jefe lo pidió, aunque tal vez nunca te lo agradezca.