13 Frases que te sacarán de quicio en la oficina

Nunca es fácil trabajar en una oficina

oficina2 lrg

Las frases más odiadas

Trabajar en una oficina nunca es fácil, el trabajo puede llegar a agobiar, lo que puede sumar estrés, la falta de concentración, la acumulación de trabajo y lo peor es que si una persona se enferma sabes que se convertirá en una epidemia y pronto te tocará a ti y si a eso le sumas los comentarios y chismes que suelen haber la experiencia pasa a ser realmente desagradable. No hay quien se escape de los comentarios y frases fastidiosos que hay en una oficina, seas soltero o soltera, estés comprometido o seas la única con esposo, seas flaco, gordo, alta, baja, no importa nada de eso, siempre va haber alguna frase que te moleste, ya sea dicha por tu jefe o por aquella mujer que todos odian porque es una entrometida. Pues aqui te damos unas soluciones ya sea para tu vida personal o en el trabajo, solo si estas listo para un cambio radical.

“Tenemos que hablar”

Esta frase no sólo aplica para parejas, son tres palabras que complican la situación en cualquier aspecto, ya sea dicha por tu pareja o por tu jefe, sabes que el 90% de los casos son malas noticias, así que es recomendable que respires profundo varias veces antes de afrontar esta situación.

“¿Puedes venir a mi oficina un momento?”

Esta es otra variante de “tenemos que hablar” pero olvida que tienes esperanzas, lo aconsejable en este caso es que escuches todo lo que tu jefe tenga que decir y guardes tu dignidad para responder con elegancia, no será fácil pero aprenderás.

“Tú merecías ese ascenso”

fotoascenso

Tanto esfuerzo para nada

Llega ese momento de tu vida en el cual crees que todo el esfuerzo que has hecho van a dar sus frutos pero resulta que tu jefe prefirió ascender a la persona nueva antes que a ti que llevas trabajando años en la oficina, y para colmo, todos se te acercan y te dicen que eras tú quien merecía ese ascenso y no el nuevo. Esa frase realmente puede llegar a molestar.

“¿Cuándo piensas terminar los informes?”

No hay nada más fastidioso que trabajar bajo presión, y tener una fecha límite cuando la cantidad de trabajo es absurda, pero siempre habrá un supervisor, o un feje que te pregunte sí ya terminaste los informes o cuándo los vas a entregar, además del estrés que tienes sabes que si no lo terminas a tiempo tu puesto corre peligro.

“Vamos a poner dinero para la torta de fulanito”

No hay nada más incómodo que celebrar el cumpleaños de alguien que apenas conoces, y lo peor de todo es que te piden dinero para colaborar con la torta, y no sabes qué hacer o decir, pero lo que realmente quisieras decir es: Yo no lo conozco y no me importa conocerlo, y no, no voy a poner para una torta que ni siquiera me voy a comer.

“Van hacer recorte de personal”

Esta frase siempre la vas a escuchar en época de renovación de contratos, siempre van a existir sospechas sobre quien será el desafortunado que no tendrá tanta suerte el próximo año, y tú sólo estás rogando de que no corras con esa suerte.

“Hagamos la una fiesta de navidad”

noticia_normal

El desastre de navidad

Estas fiestas suelen celebrarse dentro de la oficina, y son las peores, porque el alcohol está permitido por ese día y verás a la señora de la oficina perdiendo el control bailando una música ochentona encima del escritorio.

“Juguemos al amigo secreto”

Otra edición de navidad, nunca va a faltar esa persona que quiera jugar al amigo secreto, y aunque te niegues no sabes cómo, pero sin darte cuenta estarás comprando un regalo en el centro comercial para una persona que ni conoces. Pero eso no es lo peor, lo peor sucede cuando intercambian regalos, mientras tú te esmeraste para dar un regalo de calidad terminas recibiendo unas medias navideñas tejidas a mano de parte de la solterona de la oficina.

“Tan guapo/guapa y sin pareja”

Esta frase siempre suele hacerse al chico o chica nueva de la oficina y siempre habrá algún empleado o alguna de las mujeres solteras que querrán saber si están disponibles, a pesar de que en tu oficina hay una estricta regla de nada de sexo entre los trabajadores.

“Hagamos una excursión”

Esta idea siempre se le ocurre al jefe. Y cada vez que oyes esa frase sabes que vendrá un fin de semana llena de juegos de compañerismo los cuales no quieres jugar, y la ronda de preguntas y respuestas las cuales no quieres saber. No es que seas el troll de la oficina, sino que esos juegos están pasados de moda, y prefieres pasar tu tiempo en casa que haciendo eso.

“Les tengo un chisme”

Por supuesto, nunca pasa de moda la chismosa de la oficina, siempre hay una, y aunque no quieras saber el chisme lo terminas sabiendo porque ella se encarga de decirlo tan alto que termina de ser un chisme para convertirse en una anécdota.

“No fue mi culpa, fue de la secretaria”

Esto lo escucharás muy seguida y tienes personas a tu cargo, nadie querrá asumir la culpa de las metidas de patas, así que no será la primera o la última vez que escuches una frase como esta.

“No se vayan hasta que el trabajo esté terminado”

La típica frase del jefe que quiere todo a tiempo sin importar si duermes o comes, esta frase ya se convirtió en rutina para ti, y aunque te estés cayendo del sueño te quedas trabajando porque así el jefe lo pidió, aunque tal vez nunca te lo agradezca.